Tutukila Carrillo Sandoval

  • Master of the Hunt and the Dawn - Tutukila Carrillo Sandoval 1975
  • Untitled - Tutukila Carrillo Sandoval 1974
  • Kieri Awatusa is Feasted and Consecrated - Tutukila Carrillo Sandoval 1975

Tutukila Carrillo Sandoval 1949 - 1996

Tiburcio Carrillo Sandoval firmaba sus cuadros con el seudónimo Tutukila, derivado de tutú, una flor asociada con el maíz y el peyote, y kixa, que refiere a la acción de azotar el maíz con un palo para que éste vierta el tamo antes de cortarlo. Nació en 1949 en la aislada comunidad de Santa Catarina, donde fue llamado Niukame, retoño de maíz, y salió de ella en 1963 para capacitarse de maestro.

A partir de 1964 se dedicó a hacer cuadros en la ciudad de Zacatecas, bajo la dirección de un comunero llamado Andrés Ortiz Valenzuela. Sus primeros cuadros no buscaban un significado religioso, pues dice que éste: “no me quiso enseñar bien cómo es; pero, viendo, yo me dediqué a formar unos dibujos que eran como juego y adorno. Y con el tiempo los formé bien; como eran no, pero un poco mejor.” Fue después aprendiz de Ramón Medina Silva en la basílica de Zapopan, Jalisco, durante cuatro meses. Así se le despertó el interés por ilustrar la mitología huichol en el arte y regresó a su tierra para aprender más sobre sus tradiciones.

Logró desarrollar una destreza e imaginación pictóricas que fueron la fuente de inspiración de otros como Mariano Valadez, quien se formó rellenando fondos de sus cuadros, poco después de que conociera al primero. En sus etapas creativas desarrolló una expresión muy original, con un estilo meticuloso tendiente al realismo y nunca usando más de un hilo a la vez. Plasmando en detalle las historias de su padre y otros familiares cercanos, reflejaba sobre la belleza de una cultura que nunca le soltó. El campo de color que rodea sus figuras sigue sus contornos con precisión, amplificando su irradiación en vibraciones sucesivas de forma y color. Sus composiciones son claras y logran el propósito de ilustrarnos de manera didáctica sobre su herencia cultural.

Trabajó de 1973 a 1975 sobre el proyecto de expresar los grandes mitos de la creación en su obra y tuve la oportunidad de conocer a su lado su comunidad tradicional. Comentaba: “He tenido la oportunidad de entrevistarme con personas de edad, mayores, para que me orienten, pues hasta en estos últimos años ninguno de ellos me ha dicho la verdad; pero yo en mi mentalidad y un poco que mi padre (un reconocido chamán) me ha hablado acerca de eso. Lo poco que sé, lo he puesto a hacerlo en mi trabajo. Queremos darnos a conocer por nuestra historia.”

Posteriormente Tiburcio Carrillo se dedicó de lleno a completar sus estudios para ser maestro normalista y fue supervisor de maestros bilingües en Nayarit. Murió en Tepic a mediados de 1996, poco después de saber de la muerte de su padre en la Sierra al que no pudo ayudar. No se sentía adaptado en Tepic a pesar de su brillante carrera de maestro y el alcohol le distrajo de sus penas sin mejorar su situación.

© 2008 Juan Negrín. Derechos Reservados.  

Última modificación: 
06/01/2018 - 6:01pm