Juan Ríos Martínez

  • Juan Ríos Martínez and José Benítez Sánchez - Photograph ©Juan Negrín 1977

Juan Ríos Martínez 1930 - 1996

Juan Ríos Martínez recibió el nombre Taurri Mutuani, o “Pintado de Rojo” en huichol, por la apariencia de su piel al nacer en 1930. Se inició muy joven en el conocimiento religioso a través del kieri, al que atribuía su talento musical y su padre, un hijo de Inés Ríos, fue su principal tutor. (Referencias a Inés Ríos como músico y al kieri en la biografía de Guadalupe González Ríos.)

Desde los nueve años empezó a suplir a su padre que gozaba de fama para tocar el violín huichol, xaweri, en celebraciones rituales. Más adelante se desplazó de sus tierras nativas en el ejido de Carretones, Nayarit, por un conflicto familiar, y vivía cerca de Compostela cuando nos conocimos a principios de los 1970’s. Explica que el cultivo del maíz y la caza del venado son la base de su fuerza espiritual; cuando encuentra un venado vivo, le chupa la saliva y se la come: “pues yo creo algo que me está saliendo de útil, de gracia, porque lo pienso así, en trabajos de éstos (los cuadros), me sale.”

Para Juan Ríos Martínez, había dos tipos de cuadros: el primero, de fácil venta en la ciudad porque no son ‘historia’ y se manufacturan sin desperdicio de iyari, corazón, o memoria espiritual. Al principio se enfermó después de producir estas piezas decorativas y de tocar música de mariachi, pero un tío le aconsejó que pagara votos a la Virgen y al Cristo de la Iglesia de Tepic; recuperó su salud al pagar a estas deidades mestizas con velas y monedas.

El otro tipo de cuadros “lleva mucho pensamiento”, tiene el iyari del artista y “está hecho todo con una hebra” (de estambre de lana). Sólo en esos cuadros significativos hasta en el menor detalle atrae la atención de Nuestros Antepasados; ellos obligan al artista a renovar sus devociones tradicionales a los antepasados que evoca.

En otras obras maestras, expresa el lado angustiante de la mitología huichol y su entendimiento de Takutsi, Nuestra Bisabuela, Nakawé, como un ‘nahual’, que exige alimentarse de sangre para sobrevivir, después de plantearse como el fundamento de la vida. Nuestra Bisabuela la Luna, la primera luz que crece y mengua, requiere de nuestra atención, como la estación de las lluvias y el apogeo del sol.

Una serie de 14 de sus cuadros representa La Primera Peregrinación a Wirikuta; consiste de algunos de los mejores cuadros del artista (1,22m. x 80cm.), en la colección de George Howell, y suscitaron comparaciones con la visión de Henri Matisse.

Al cabo de dos o tres años de trabajar los cuadros con iyari Juan Ríos empezó a sufrir de una zozobra. De noche sus sueños se llenaban de la presencia de Nuestros Antepasados y de ‘nahuales’ amenazantes, seres ejemplares y bestias que se pueden apoderar del espíritu de una persona, que ilustraba en sus cuadros. Prefirió dedicarse a ilustrar cuadros que no le exigieran más que los votos cumplidos a los santos católicos, aunque tenía que seguir cumpliéndole al kieri, y algunos dicen que no lo logró cuando murió a principios de 1996. Otras fuentes médicas dicen que sufrió padecimientos crónicos del hígado.

Texto y fotografías Copyright ©2002 - 2008 Juan Negrín. Derechos Reservados. 

Última modificación: 
09/10/2018 - 2:20pm